Teléfonos: 93 676 37 84 – 629 022 364 – 609 736 939 sexologa@marianponte.com

365 días sin sexo

Blog, Prensa, YoDona-El Mundo 16 Sep 2015
Colaboración de Marian Ponte para el suplemento YoDona del diario El Mundo - por Marian Benito

El sexo repara, cura, une, relaja, prolonga la vida, previene el estrés, activa la producción de colágeno, protege nuestra salud cardiovascular, libera endorfinas que nos hace sentir más felices… ¿Qué ocurre si de repente interrumpimos nuestra vida sexual? ¿Se revierten todos estos beneficios provocando el efecto opuesto?

Si fuésemos moscas de la fruta, la respuesta sería contundente: la restricción sexual perjudicaría nuestra salud y nos acortaría la vida. A tal conclusión llegó un equipo de científicos de la Universidad de Michigan al tratar de estudiar los estragos de la falta de sexo. Y al menos en las moscas de la fruta macho, la imposibilidad de aparearse cuando se les pone delante feronomas sexuales que advierten de la presencia de una hembra, les provoca una caída en picado en las reservas de grasa y resistencia a la inanición y dispara sus niveles de estrés.

¿Qué pasa cuando especies más longevas, como la humana, se ven privadas de sexo durante un tiempo largo? La ciencia no ha dado aún una respuesta contundente. Aunque no existe investigación alguna que demuestre que la castidad o la abstinencia sexual prolongada traigan severas consecuencias, sí hay resultados parciales de diferentes estudios que hablan de algunos efectos.

La psicóloga Marian Ponte dice que antes de dar una respuesta habría que ver el estado de salud de la persona, su estilo de vida, la edad o su particular forma de vivir la sexualidad. “Lo peor -dice- es cuando la falta de sexo es involuntaria, como consecuencia de una carencia en la habilidad para relacionarse, miedos o problemas psicológicos que hacen que se perciba el sexo como una amenaza. Habrá que ver, en primer lugar, la causa y si esa ausencia de deseo es en realidad falta de contacto con otras personas, complejos, baja autoestima, perfeccionismo, emociones no resueltas o incluso delirios narcisistas”.

En la web ‘Sex And Love Addict Anonymus’ comparten a menudo sus experiencias personas que, a falta de sexo, consumen exceso de pornografía, viven solas y sufren diversas adicciones. Para evitar conductas perjudiciales, Ponte propone compensar la falta de sexualidad con otros modos de vivir el afecto y de sentirse activo sin que el estado anímico se tenga que alterar: la masturbación, practicar deporte y buscar otras pasiones y actividades que activen en el cerebro las mismas áreas del placer que el sexo.

Aunque existe algún testimonio que podría relacionar longevidad con castidad, lo cierto es que no deja de ser excepcional y que, de acuerdo con las investigaciones realizadas en universidades punteras de todo el mundo, los efectos de una prolongada abstinencia sexual no se harían esperar:

  • Se le priva al sistema nervioso de un efecto analgésico natural, ya que las endorfinas que se liberan durante el sexo permiten aliviar ciertos dolores.
  • Quienes padecen insomnio quedan desarmados de uno de los principales inductores del sueño. Como consecuencia, baja concentración, peor humor, pérdida de reflejos y fatiga.
  • Se pierde protección frente al riesgo cardíaco, dado que el sexo es un excelente ejercicio físico.
  • La doble ausencia de sexo y de ejercicio resulta fatal para los niveles de colesterol en las mujeres.
  • Si no se compensa con una buena hidratación u otro tipo de ejercicio que permita una buena oxigenación, la piel luce menos lozana al verse privada de este aumento de la circulación sanguínea durante las relaciones sexuales.
  • Puede ser síntoma de carencias afectivas y emocionales muy perniciosas para la salud y generadoras de frustración.
  • Si está provocado como mal menor para no afrontar por una disfunción o un trastorno (pérdida de deseo, eyaculación precoz, disfunción eréctil, etc), lejos de dar solución, puede intensificar el problema.
  • En mujeres, sequedad vaginal que puede acabar en atrofia vaginal. En el varón, peor salud de la próstata.
  • En la pareja, la falta de sexo provoca desequilibrio emocional, infidelidades y rupturas. Si las exigencias de uno de los dos no están satisfechas, le va a ocasionar irritabilidad y sentimientos de rechazo muy graves para la relación.
  • Quienes mantienen relaciones sexuales menos de una vez por semana muestran un sistema inmunológico más débil.

Etiquetas: , ,