Teléfonos: 93 676 37 84 – 629 022 364 – 609 736 939 sexologa@marianponte.com

38 preguntas para conocerte mejor

38 preguntas para conocerte mejor

Revista Mía 13 Jul 2012

No sólo te divertirás, también descubrirás muchas cosas de ti: tus miedos, qué esperas de una pareja, qué cambiarías de tu familia…

Gracias a la interpretación de la psicóloga Marián Ponte, aclararás aspectos de tu vida que quizá te sorprendan.

Coge papel y lápiz y responde al famoso ‘cuestionario Proust’.

Marian Ponte en los medios - por Carmen Sabalete

Sin duda, el ‘cuestionario o test Proust’ es uno de los más conocidos y sugerentes del mundo. Se trata de un juego de salón parisino que servía de diversión al círculo del autor de En busca del tiempo perdido -de ahí que lleve su nombre, aunque no lo elaborase él-.

Sus preguntas no dejan indiferente a nadie y tienen algo que hace que, casi siempre, se responda a ellas con la más absoluta sinceridad. Sin ‘vocación psicológica’ (no estamos ante un test científico), sí puede, sin embargo, considerarse como un test de personalidad diferente, ya que sus preguntas tocan la fibra sensible del ser humano, nos ayudan a comprendernos y a conocernos y resultan útiles para ‘enfocar’ hacia dónde vamos en la vida, nuestras necesidades e inquietudes más íntimas. Por eso, hemos preguntado las interpretaciones de sus preguntas más relevantes a la psicóloga y sexóloga catalana Marián Ponte. Si contestas el cuestionario y lees sus pautas interpretativas, seguro que te lo pasas en grande al tiempo que te conoces un poco más a ti misma.

 

Cuestionario proust: las preguntas
Contesta a estas preguntas con sinceridad y luego interprétalas siguiendo las pautas psicológicas que te damos de las más importantes en: «Qué pueden revelarte tus respuestas».
Valora tus respuestas: ¿algo que cambiar? ¿Algún asunto pendiente? ¿Te mereces un premio?

1. ¿Cuál es tu idea de la felicidad perfecta?
2. ¿Cuál es tu gran miedo?
3. ¿Con qué personaje histórico te sientes más identificado?
4. ¿Quién es la persona viva que más admiras?
5. ¿Cuál es el rasgo que más te desagrada de ti mismo?
6. ¿Y de los demás?
7. ¿Cuál es tu mayor extravagancia?
8. ¿Cuál es tu viaje favorito?
9. ¿Cuál consideras que es la virtud más sobrevalorada?
10. ¿En qué ocasiones recurres a la mentira?
11. ¿Qué es lo que menos te gusta de tu aspecto?
12. ¿Qué persona viva te inspira más desprecio?
13. ¿De qué palabras ofrases abusas?
14. ¿Cuál es tu gran pesar?
15. ¿Qué o quién es el gran amor de tu vida?
16. ¿Cuándo y dónde fuiste más feliz?
17. ¿Qué talento te gustaría tener?
18. ¿Cuál es tu estado de ánimo actual?
19. Si pudieras cambiar una única cosa de ti, ¿qué elegirías?
20. Si pudieras cambiar una única cosa de tu familia, ¿qué elegirías?
21. ¿Cuál consideras que es tu gran logro?
22. Si murieses y te reencarnases en una persona o cosa, ¿qué crees que serías?
23. Si pudieras elegir en qué reencarnarte, ¿qué serías?
24. ¿Cuál es tu bien más preciado?
25. ¿Cuál es para ti la máxima expresión de la miseria?
26. ¿Dónde te gustaría vivir?
27. ¿Cuál es tu pasatiempo favorito?
28. ¿Cuál es tu rasgo más característico?
29. ¿Cuál es la cualidad que más te gusta en un hombre?
30. ¿Cuál es la cualidad que más te gusta en una mujer?
31. ¿Qué es lo que más valoras en tus amigos?
32. ¿Quiénes son tus escritores favoritos?
33. ¿Quién es tu héroe de ficción preferido?
34. ¿Quiénes son tus héroes en la vida real?
35. ¿Cuáles son tus nombres favoritos?
36. ¿Qué es lo que más detestas?
37. ¿Cómo te gustaría morir?
38. ¿Cuál es tu lema?

Qué pueden revelarte tus respuestas

Aquí tienes las interpretaciones psicológicas de las respuestas que más pueden ayudarte a conocerte (algunas nos las planteamos pocas veces…).

Saca tus conclusiones en función de cómo hayas contestado.

Puede ser que tu propia respuesta te sorprenda.
Si es así, ¿se trata de algo que puedes cambiar o más bien aceptar de una vez?

2.¿Cuál es tu gran miedo?

«Los temores limitan nuestras vidas. Si son excesivos nos paralizan», explica Marián Ponte. «Por eso, tomar conciencia de lo que nos acota nos da libertad y capacidad para avanzar». ¿A qué tienes realmente miedo, a perder lo conseguido o a tus seres queridos? Si es así, puede ser que no estés segura de que ese logro te pertenece por derecho o que debas asumir la finitud de la vida, que todo pasa (y todo queda…).

5 & 6. ¿Cuál es el rasgo que más te desagrada de ti mismo? … ¿Y de los demás?

Son dos preguntas relacionadas. No somos perfectos (que quede claro). Ni lo seremos (que quede aún más claro). «Aceptar lo que nos desagrada de nosotros mismos es la manera de crecer y de reconocer lo más profundo de nosotros. Es fácil que lo que no aceptemos de nosotros sea lo que nos desagrada de los demás y que pongamos en ellos nuestras quejas», afirma la experta. Ver qué nos gusta o nos disgusta es una buena manera de conectar con nuestros juicios y aprender a desechar lo que no es sano en nuestra forma de vivir. Si conseguimos ser flexibles, generaremos menos exigencias frente a los demás porque nos volveremos más comprensivos y humanos.

10. ¿En qué ocasiones recurres a la mentira?

Ojo, que esta pregunta te delata… Porque recurrimos a la mentira cuando nos vemos entre la espada y la pared y, ahí, lo interesante es analizar en qué contextos nos sentimos así. «Mentir es vivir con máscaras que te alejan de la vida más consciente, elegida por ti. Hay miedos, interpretaciones y viejas heridas que nos llevan a necesitarlo. En función de cómo hemos vivido y en qué contexto se aplique, así como si se hace de forma consciente o no, se marcará una diferencia. No es lo mismo una mentira piadosa ocasional que valerse de ella por sistema. Hay personas que sobreviven gracias a creerse sus propias mentiras; pero también muchos nos protegemos con mentiras de las que no somos ni conscientes», aclara Ponte. También debes tener en cuenta una cosa: omitir es algo necesario y sano (no es mentir y no hay que confundirlo).

14. Tu gran pesar… ¿es?

Parece que es la misma pregunta que cuál es tu gran miedo. Pero no. Se trata del dolor por aquello no resuelto o no llevado a cabo, del arrepentimiento por algo hecho… «Es fundamental saber que no sólo son importantes los problemas que tenemos, sino qué hacemos con ellos. Cuando nos quedamos dando vueltas o hemos de resignarnos sin sentir que tenemos la opción de poder cambiar nuestro estado, el desánimo y la negatividad nos impiden aprender y avanzar». Es decir, nos quedamos estancados en esa confusión, repitiendo los mismos patrones de conducta que nos impiden ser felices; no somos resolutivos.

16. ¿Cuándo y dónde fuiste más feliz?

«Valorar los momentos del día a día y saberlos guardar en el corazón es vivir de forma consciente», explica Ponte. Esta pregunta nos ‘obliga’ a vigilar aquello que vivimos. Si te cuesta dar con el lugar y la situación en los que fuiste más feliz, te estas quedando sobre todo con aquello que no te gusta, sin ver los regalos que la vida te ofrece. «Cuanta más capacidad de gozar y de reconocer los momentos importantes desarrolles, más sabrás compartir y contagiar de alegría a los demás».

17. ¿Qué talento te gustaría tener?

¿Qué has contestado? Porque si eres sincera, podrás conocer esa parte de ti no escuchada y a la que debes dedicar más tiempo. «Nos ayuda a buscar maneras de generar nuestro potencial, ya que nos pone ante lo que queremos y hemos de desarrollar estrategias para conseguirlo». ¿Se trata de una habilidad de alguien que conozcas? Ojo, porque tal vez estés proyectando su personalidad en ti.

19. Si pudieras cambiar algo de tu carácter, ¿qué cambiarías?

«Hay aspectos, como el temperamento, que nos vienen dados, y es necesario aceptarlos. Sin embargo, existen otros que son mejorables, y creer que pueden cambiarse es asumir la responsabilidad de la propia vida, coger las riendas del destino y no acomodarse», explica la psicóloga catalana. Implica compromiso con una misma: si está en tus manos cambiar lo que no te gusta…, ¡ponte a ello! Si no lo está, quédate en paz, haz todo lo posible por cambiarlo pero, si no puede ser, acéptalo de buen grado; tal vez, con el tiempo, descubras que tenías algo que aprender de ello (¡apréndelo!).

20. … ¿Y de tu familia?

Es una pregunta clave. Porque, como dice Ponte, «la familia es el primer referente. Condiciona la forma en que nos miramos y relacionamos con nosotros, los demás y el mundo». Asumir nuevas maneras de mirar e interpretar la vida implica cuestionar nuestras creencias más profundas y cambiar los patrones de funcionamiento adquiridos (esos que nos han inculcado nuestros padres o allegados). Si de adultos nos mantenemos muy apegados a nuestras familias (no hemos roto el cordón umbilical, precisamos su aprobación…), normalmente se producen más quejas y desacuerdos. Por el contrario, si hemos sabido construir un ‘yo aparte’, «es que hemos sido capaces de aceptar a la familia tal como es y hemos comprendido que hay que responsabilizarse de la propia vida».

24. ¿Cuál es tu bien más preciado?

«Saberlo ayuda a tener claros nuestros valores y desde dónde nos movemos en la vida. Los principios nos dan dirección y arraigo. Cuando nos alejamos de ellos, la vida nos pesa y no disfrutamos de nuestro camino». Nuestros principios, lo mismo que nuestros miedos, nos hacen quienes somos. ¿Qué has contestado? ¿Se trata de algo material, una meta alcanzada, tu casa, tu título académico? ¿O, por el contrario, has pensado en alguien querido? No creas que los bienes materiales dicen algo malo de ti; seguramente te ha costado mucho lograrlos.

29 & 30. ¿Cuál es la cualidad que más te gusta en un hombre?… ¿Y en una mujer?

Otras preguntas determinantes. ¿Diferencias entre cualidades en función de si se trata de un hombre o una mujer? Tal vez te dejes llevar demasiado por la opinión de la sociedad o de tu familia. También puede ser que lo enfoques teniendo en cuenta tu propia relación (qué ‘demandas’ en una pareja). Entonces, si estuvieras en su lugar, ¿pedirías lo mismo? ¿Crees que serías capaz de darlo?

37.¿Cómo te gustaría morir?

Sin duda es una pregunta incómoda. Por eso mismo es importante. Pasamos de puntillas ante la inevitable realidad de nuestra muerte. Esta pregunta nos obliga a mirarla de frente y valorar la vida.»Es indispensable comprender que si no se vive cada instante es una pérdida, que todo cambia y que morir forma parte de vivir». Si la muerte es un tabú, tendremos menos paz y tal vez moriremos con miedo. Es mejor asumir los ciclos de la vida, vivir con gratitud.

Etiquetas: