Teléfonos: 93 676 37 84 – 629 022 364 – 609 736 939 sexologa@marianponte.com

Confiar en la gente

Blog, Revista Mía 29 Abr 2015

“Os escribo porque tengo un problema y necesito ayuda. Estoy en plena treintena y nunca he tenido novio. Jamás he rechazado a un chico, sencillamente porque nunca le he interesado a ninguno, aunque sí me he enamorado, pero, claro está, me han rechazado. La última vez que me pasó fue muy doloroso y aún no me he recuperado del golpe. Cuando le dije lo que sentía, me dijo que se había acercado a mí por lástima, con lo que me hundió en la miseria. Y esto coincidió con un momento en que mis amistades me dejaron de lado. Ahora soy incapaz de confiar en la gente y de salir de esta tristeza. Me da mucho miedo confiar en alguien, pero me siento muy sola. ¿Qué podría hacer?”.

“He dejado de confiar en la gente”

A lo largo de nuestra vida formamos vínculos afectivos con personas importantes (padres, abuelos, tíos, amistades, etc.); vínculos que, si nos responden con sensibilidad, nos aceptan y valoran y están disponibles para cubrir nuestras necesidades, nos hacen establecer lo que llamamos un apego seguro. La calidad que tengan dichos vínculos nos facilitará que establezcamos relaciones estables y que escojamos así también a nuestra pareja. Por otro lado, una relación se vincula con el apego en cuanto a que se buscan esas características que nos producen bienestar y seguridad, que nos alejan de la inseguridad y del peligro. Seguramente estás repitiendo un patrón afectivo que te aleja, sin ser consciente, de dichas relaciones y, al suceder de forma continuada, activa el miedo a sufrir, al abandono, al rechazo, y genera frustración, con lo que se acumula más sufrimiento y volvemos a repetir la misma historia. Pero ten en cuenta una cosa: nuestras carencias no nos las puede cubrir una pareja, y para dar con una estable debemos buscarla desde la propia estabilidad emocional y una autoestima saludable. Es muy importante que no renuncies al amor por miedo; te aconsejo que hagas una terapia que pueda darte respuestas y soluciones para que aprendas a esquivar a esas parejas que no te convienen y sepas descubrir a las que te ayudarán a crecer y compartir. Mucho ánimo. ¡No eres la única persona que se siente así!