Teléfonos: 93 676 37 84 – 629 022 364 – 609 736 939 sexologa@marianponte.com

Culpa

Se trata un sentimiento negativo hacia nosotros mismos que en ocasiones bloquea nuestra mente y no nos permite ejecutar algunas cosas. Muchas veces se nos presenta en forma de acusaciones y descalificaciones, tanto por parte de los otros como por nosotros mismos.

 

La culpa se hace más negativa cuando nos desmorona internamente y nos lleva a pensar de forma circular en aquello que nos preocupa porque nos hace sentir culpables, una y otra vez, causándonos ese malestar que nos anula. En la mayoría de los casos nos hacemos responsables de los éxitos, fracasos, alegrías y problemas de los otros sin pensar que cada uno de nosotros es tan sólo responsable de su vida. Si accedo a hacerme responsable de otro , invado su persona, no permito que se ponga sus límites y me hago daño a mí mismo. De esta forma, por un lado, nos volvemos dependientes de los otros y perdemos parte de nuestra capacidad para dedicarnos a nuestro bienestar. Y, por otra parte, hacemos que el otro se pierda al hacerse dependiente de nosotros sin descubrirse a sí mismo.

 

  • Es el logro personal e interior lo que nos proporciona el bienestar
  • No somos esponjas de las responsabilidades de los demás

Desde pequeños nos inculcan que somos lo que hacemos; sobre todo, lo que hacemos mal. Así, asociamos el conocimiento de nosotros mismos a esta conciencia que se basa en el pecado. V. Coleman cree que los orígenes de la culpa se desprenden de nuestras relaciones personales y nuestro papel en la sociedad. A mayor vínculo, mayor será la culpa si no cumplimos con los deseos o expectativas de otros. Desde pequeños, la culpa es aprendida así, de un modo tan erróneo y dañino, y nuestra labor cuando nos hacemos adultos es desmantelarla.

La culpa es positiva cuando es una reflexión serena que nos ayuda a rectificar lo que no hicimos bien. Es negativa cuando nos paraliza y nos impide una acción eficaz.